La vida es bella, enamórate y hazte una con ella.

Hazle el amor a la vida misma con cada acto que hagas, con cada suspiro, con cada aliento.

Sé el abrazo mismo que te envuelve con las manos amorosas que Dios te ha dado, abrazando tus sueños, tus anhelos, tus defectos, tus sombras, tus luces.

Sé el beso cautivador que roza mejilla, otros labios, otros cuerpos.

Sé tú mismo y a partir de tu esencia explorando caminos en plenitud enalteciendo tu diario vivir.

Sumérgete en la vida misma disfrutando cada etapa encontrando sentido de vida.

Ámate y ama a cada ser vivo con todo lo que es, agradece su presencia en tu vida enalteciendo lo que te han aportado.

Recuerda a todos aquellos que han pasado a otra dimensión dejando su legado a los que estamos en este plano terrenal.

Reflexionar que la muerte es una forma de vida distinta, te hará aceptarla amorosamente. Considérala como una continuación de tu propia evolución.

Vive la vida y súper vive, ríe, disfruta, ama, trabaja con gozo, abrázala, besa, acaricia, contén, agradece y sánate.

¡Vida en Amor, Vida en Consciencia!

 
NIKTE DICIEMBRE 2019_page-0001.jpg

Contacto